Cómo es el equipo de elite que se encarga de los rescates en Aconcagua

La Patrulla de Rescate de la Policía Mendoza está en condiciones para dar inicio a la temporada 2017/18. Los rescatistas actúan todo el año, pero es entre noviembre y marzo, cuando deberán enfrentar situaciones extremas. 

El parque provincial Aconcagua se ha transformado en una zona de la cordillera de Los Andes donde coinciden miles de visitantes con distintas finalidades: turismo, práctica de senderismo, trekking o montañismo.Según datos oficiales durante última temporada ingresaron al parque 5765 andinistas y se registraron 2859 ingresos con la intención de ascenso a la cumbre. En total el centro de visitantes del parque registró que 100 mil personas llegaron, al menos, hasta la zona de ingreso en busca de la típica foto con la pared sur  del “Centinela de Piedra” de fondo. (Fuente: https://goo.gl/ttkwKh)

Antonio Ibaceta.

 

Consultado por Mendoza Extremo, Antonio Ibaceta, quién está al frente de la patrulla, aseguró que los rescatistas de montaña, 26 efectivos, 2 mujeres y 24 hombres, se preparan para poder enfrentar diversas situaciones de riesgo y para continuar con las tareas de prevención, en zonas donde año tras año las inclemencias del tiempo, la altura o la dificultad de las rutas lleva a que algunos aventureros enfrenten riesgos difíciles de esquivar. 

Para poder formar parte de la Patrulla, en primer lugar, se debe ser policía, ya que se trata de una unidad perteneciente a la Policía de Mendoza, y además poseer una buena condición física, que se complementa con una capacitación especial, “que incluye técnica de rescate, esquí, medicina de montaña e idiomas. Y si bien se trabaja en equipo, cada integrante tiene funciones internas, como encargado de logística y movilidades, comunicaciones, capacitación, jefatura operativa, y oficina de personal, entre otras”.

Ibaceta explicó que además de las tareas de búsqueda y rescate, “se colabora permanentemente con la seguridad de los diversos grupos de deportistas en el pedemonte y otras áreas de la Provincia, donde se llevan a cabo diversas actividades deportivas de montaña”.

Para que la Patrulla pueda cumplir con sus objetivos “se invierte tiempo en capacitación y entrenamiento. Son ejes fundamentales para el desarrollo de nuestra tarea -dijo-; por eso se realizan en forma constante y se interactúa con otros organismos afines a la función, como Ejercito, Gendarmería, Escuela de Guías (EPGAMT), CAM (Centro Andinistas de Mendoza) y amigos de la montaña en general”.

La Patrulla cuenta con diversos recursos materiales que le permite realizar una “adecuada gestión de emergencia en ambientes agrestes, que abarca tanto la seguridad personal de cada integrante, como así también la grupal”.

Más de 50 intervenciones en las últimas temporadas

La proximidad con la temporada de ascensión al cerro Aconcagüa (6.962 msnm), uno de los más buscados para alcanzar metas e incluso para volver a conquistarlo, hace que la Patrulla de Rescate ya esté lista para asistir a quienes se les dificulte la travesía. “Desde lo operativo ya estamos para empezar, con una actitud muy positiva. Los 26 integrantes se han preparado y están en condiciones de afrontar el desafío física, psicológica y espiritualmente”, indicó Ibaceta.

Consultado sobre situaciones que requieren su intervención, explicó que en la mayoría de los casos son consecuencia de inconvenientes producidos por el clima, la altitud o las condiciones del terreno. 

“En promedio, durante las últimas temporadas de Aconcagüa, hemos hecho aproximadamente unas 56 intervenciones por encima de los campamentos Base”. En relación a ello, la Patrulla también viene realizando un trabajo para lograr la toma de conciencia de los visitantes. 

Finalmente Ibaceta recordó algunos puntos principales a tener en cuenta para enfrentar el desafío que implica el Aconcagua: “Una evaluación de riesgos, equipamiento adecuado, conocimiento del terreno (lo ideal es ir acompañado de un guía profesional), realizarse chequeos médicos para mayor tranquilidad sobre el funcionamiento de nuestro organismo ante el esfuerzo, tener siempre presente un panorama de las condiciones meteorológicas, no dudar en acudir a guardaparques, médicos, patrullas y demás profesionales de la montaña y obtener recomendaciones; informar a sus familiares y seres queridos sobre el desafío asumido, respetar el entorno natural, no arrojar ningún tipo de basura y no olvidar, una vez ingresados al parque, que lo más importante es disfrutar a cada paso y aprender de la montaña".