Por falta de nieve no se practican deportes invernales en la montaña de Mendoza

La ausencia de nevadas constantes sobre el corredor internacional hacia la república de Chile, ha provocado una crisis en el sector que ofrece actividades de aventura y en contacto con la naturaleza.

Los turistas que visitan Mendoza en temporada de invierno, realizan los clásicos recorridos por el circuito que se denomina “alta montaña” con el objetivo de “tocar y jugar” con la nieve. Pero este año, la mayoría no ha podido concretar esta experiencia. Mendoza, según informa el Departamento General de Irrigación, ente que monitorea la acumulación nívea en la región, asegura que estamos frente a un  “cambio de paradigma” y la situación recurrente en la región será la "escasez (como) nueva normalidad".

En este contexto el parque de Nieve Los Puquios, que en situaciones normales opera sobre la Ruta 7, a 185 km de la capital de Mendoza, comunicó en redes sociales la decisión de cerrar por falta de nieve “Queridos amigos, debido a las condiciones climáticas, les comunicamos que a partir del día 21 de julio, damos por finalizada la temporada invernal 2019 (…)” 

Por su parte el centro de esquí Penitentes, sumó un nuevo año sin que sus pistas recibieran esquiadores, y  este año agregó un problema legal a la situación entre quienes poseían la concesión y el Gobierno de Mendoza. Actualmente se encuentra abierta una licitación internacional para dejar operativo el centro.

Otros operadores ofrecen actividades en contacto con la naturaleza y la nieve, como caminatas con raquetas de nieve, esquí de fondo, incluso este año la Dirección de Recursos Naturales habilitó la posibilidad de que empresas vinculadas al turismo aventura presentaran propuestas de actividades en la Quebrada del Durazno. Pero la falta de nieve ha dejado a todas estas propuestas sin poder ofrecerse.

Otro dato a destacar, es que el Parque Provincial Aconcagua, que cuenta con un centro de visitantes en su ingreso, ha prestado un servicio deficiente según la opinión de visitantes en las redes sociales, por la clausura de los baños públicos por falta de mantenimiento.

Esta falta de nevadas constantes en la montaña de Mendoza, trae consecuencias no sólo a quienes prestan servicios durante las temporadas de invierno, sino también al sistema de riego, ya que el 95% del agua se destina a la producción agrícola. Los especialistas apuntan, unos, a las consecuencias del cambio climático; otros, a los ciclos propios del clima en la región. 

Malargüe, al sur, con nieve a pleno.

A unos 450 km de la capital de Mendoza el departamento más austral de la provincia, ha tenido nevadas más recurrentes, y el centro de esquí Las Leñas, viene trabajando con una temporada a pleno.