Principiantes y familias se animan al trekking por la montaña

Estamos entrevistando a referentes mendocinos para que compartan su experiencia en el crecimiento de las actividades de montaña. Hernán Moreno, guía miembro del Club Andinista de Mendoza, nos da detalles de este fenómeno que crece año a año.

Hernán Ariel Moreno, Guía de Alta Montaña desde 1999, es el encargado del Grupo de Senderismo y Media Montaña del CAM (Club Andinista de Mendoza), Instructor de la Escuela de Montaña del CAM y director de Hunuc Expediciones y Trekking, explicó quiénes se están sumando al trekking en Mendoza y las posibilidades que brinda la actividad, que abarca diferentes escenarios, para personas de distintas edades y capacidades. Comentó que durante los últimos años se nota la participación de “las personas que buscan un mayor contacto con la naturaleza, la montaña y la vida al aire libre. Pero también están los que siguen buscando su cumbre y ascienden a más de 4.000 metros”.

  1. ¿Quién lo puede practicar? ¿Se requiere estado físico o entrenamiento previo?

Tanto en lo referente al trekking, como a otras actividades de montaña, existen opciones para todos, desde chicos pequeños hasta adultos de más de 70 años que siguen haciendo salidas. En el Club Andinista de Mendoza (CAM), por ejemplo, tenemos una escuela de montaña para niños que desean sumarse. Esto es posible porque todo depende de la dificultad que presente el recorrido. Hay un trekking tranquilo o senderismo del que puede participar toda la familia o un nieto con su abuelo o un padre o madre con su hijo; en estos casos no se requiere entrenamiento previo o estado físico muy alto. Por lo general, estas salidas tienen que ver con lo recreativo, lo cultural o lo histórico de un lugar determinado. La idea es transitar algún sendero de baja dificultad.

Hernán en una de sus tantas cumbres

Pero también está el trekking de mayor dificultad o ascensionismo, que implica realizar travesías caminando, transitar por quebradas, para alcanzar una cumbre. En este caso, se requiere de entrenamiento, según el nivel de dificultad. En estos casos, las edades de quienes lo practican se acotan; pueden ir desde chicos de 14 en adelante. He llegado a tener, en Aconcagüa por ejemplo, personas de 60 años que han hecho ascensos de hasta 6.000 metros.

2- ¿Hablamos entonces de distintos niveles dentro de la actividad?

Podemos clasificar las activides por senderismo, trekking y ascensionismo. Hasta los 4.000 metros se realizan en montaña baja y media. Luego, a partir de esa altura se recorre montaña alta, para lo que se necesitan más días, más equipamiento y mayor preparación y experiencia, teniendo en cuenta que los itinerarios o expediciones pueden requerir desde tres o cuatro días hasta 15, según el lugar elegido.

3- ¿Ha variado la cantidad de gente que se suma al trekking en los últimos años?

Sí, ha variado. Podría decir que en buena hora se ha vuelto una moda. Hay distintos grupos de gente, unos con poca experiencia que se acercan a la montaña en busca de la naturaleza o para salir un poco de la rutina, conocer personas con los mismos intereses o compartir un día en familia. Encontrás adultos, que ya tienen hijos grandes y buscan desenchufarse o tener su espacio. También se puede ver a un abuelo con su nieto o padres con sus hijos chiquitos a quienes incentivan para aprender sobre la naturaleza y el cuidado del medio ambiente. En este sentido, es muy interesante el cambio y la evolución de los últimos años.

4-¿Es una actividad que requiere hacer una inversión en indumentaria adecuada. Qué se necesita?

El equipamiento es variado. Tenés salidas diarias o cortas de senderismo o trekking, como las que hacemos con el CAM, para las que no se requiere gran equipamiento. Alcanza con lo que uno puede tener en la ciudad, como pantalones de trekking o bombachas de campo, zapatillas deportivas cómodas para caminar o botitas de trekking, campera o buzo de polar, campera impermeable y guantes. Ahora, si se trata de un ascensionismo o expedición larga, sí se necesita un equipo específico y más costoso, con bolsas de dormir de plumas o sintéticas, mucho abrigo, carpas, elementos para cocinar y una mochila grande. Todo se puede conseguir en Mendoza o por internet o algunas veces en Aconcagüa cuando algún extranjero vende parte de su equipo al terminar su expedición.

 5-¿Cuánto cuesta aproximadamente una salida?

Hay salidas por el día en media montaña o precordillera, donde se practica senderismo por tres o cuatro horas, que tienen un costo de $280 para quienes no son socios del CAM, teniendo en cuenta que todas las actividades se realizan en un marco de seguridad que abarca seguros por accidentes personales y guías titulados, egresados de la Escuela de Guías de Montaña de Mendoza, con el respaldo de un club que tiene 82 años de vida. El valor de las expediciones grandes es variado, porque requiere de otros servicios en los que intervienen terceros como puede ser la contratación de mulas, de campamentos o el pago de ingresos a los destinos, como sucede con Aconcagua.