El trekking: un fenómeno que crece día a día

En Mendoza en los últimos años, el acercamiento a la montaña ha ido sumando no sólo nuevos montañistas; sino hombres y mujeres que solos, en grupo o en familia, recorren alguno de los cientos de rutas que ofrecen Los Andes de Mendoza.

Años atrás, al escuchar el término trekking quizás se asociaba con quienes realizaban actividades de montaña o con los que salían en busca de adrenalina. Pero, con el tiempo, la actividad se fue adaptando a los requerimientos de los que comenzaban a tomar un mayor contacto con la naturaleza, disfrutar del aire libre o compartir con amigos.

El trekking comenzó a expandirse y a combinarse con el senderismo, ofreciendo en distintos escenarios, desde los más sencillos en el llano, hasta los más inhóspitos y sinuosos camino a una cumbre, la posibilidad de mantenerse en movimiento, conocer el medio ambiente, avistar, fotografiar, relacionarse e ir avanzando en su práctica.

 

En Mendoza, durante los últimos años, se ha percibido un crecimiento en la cantidad de personas que se suman a clubes o a grupos que en forma constante y realizan salidas a distintos senderos o circuitos ya establecidos. En compañía de un guía van surcando la cordillera baja y media, en grupo, en familia o con amigos; y si cuentan con más experiencia el objetivo perseguido puede ser una cumbre, sumando metros de ascensión, equipamiento y días.

Y si bien el trekking es una actividad que se ha ido adaptando a las posibilidades de las personas que lo practican, al punto que pueden realizarlo niños y adultos mayores, lo indicado es no aventurarse solo. Siempre es importante contar con la compañía de un guía, no sólo porque conoce el camino o escenario, sino porque su experiencia es indispensable ante cualquier eventualidad.

Si estás interesado en comenzar a transitar senderos, Mendoza cuenta con varios clubes que organizan grupos y salidas (generalmente los domingos) y también con varias empresas que ofrecen el servicio de guías, para recorridos individuales o grupales, para principiantes o avanzados.

Existen grupos que se forman por redes sociales y organizan salidas sin costo. También están las posibilidades que ofrecen las asociaciones de montaña y los grupos organizados por guías o profesionales vinculados a estas actividades. El costo va a depender de algunos factores como distancia, objetivo propuesto, características de los guías, contratación de seguros, y transporte, entre otros ítems. Para dar una referencia, se puede considerar que una salida de medio día a un objetivo cercano al Gran Mendoza, donde los costos de transporte y comida corren por cuenta de los interesados, el costo puede arrancar en los 300 pesos aproximadamente.

Sólo hay que decidirse a disfrutar de la naturaleza. Existen muchas posibilidades para hacerlo. Sólo hay  que dar el primer paso.